Artículo: Las 11 Claves De Walter Riso Para La Felicidad


Vale la pena anotar que hay un cambio en la ciencia de psicología: ya no se habla de ‘felicidad’ en términos de ‘estar bien todo el tiempo’ porque eso es imposible, sino de que haya más eventos gratificantes que negativos. Otros afirman que, en realidad, con que seamos un poco menos infelices y menos necios deberíamos conformarnos, ya que, en concordancia, la felicidad absoluta es un mito. Quienes «buscan la felicidad desesperadamente», terminan siendo infelices, ya que perseguirla como una cuestión de vida o muerte genera frustración y ansiedad, porque nunca logramos apropiarnos de ella definitivamente. 

Así las cosas, hay que ser ante todo muy realistas: la felicidad permanente no existe. Si lo que se pretende es estirar los instantes de alegría para que duren, la felicidad no sería más que un apego a la alegría y ustedes ya me han oído hablar mucho de lo catastróficos que resultan los apegos, para tener momentos de felicidad hay que renunciar a toda clase de apegos y dependencias y llevar a la práctica una vida que fluya en armonía.

Las 11 claves para tener, a lo largo de nuestras vidas, más momentos de felicidad:

1. Aprende a perder. Actualmente todos trabajan con las tres ’p’ metidas en la cabeza: prestigio, poder y posición, pero una de las claves es aprender a perder. Nos preparan para ser los mejores, pero nadie nos enseña a tener metas reales, normales. 

2. Defiende tus derechos día a día. Para manejar el estrés cotidiano es imprescindible marcar límites, saber decir no. Hay que defender tu dignidad personal.

3. Da para recibir. El amor es recíproco: quien es fiel espera fidelidad; quien da sexo, espera sexo; quien da ternura espera lo mismo.

4. No solo se ama con el corazón, también con el cerebro. Hay una parte afectiva, pero también racional. El amor no viene listo de fábrica, por eso la gente confunde el amor con el enamoramiento.

5. Amor propio. Una filosofía sana, orientada al autoamor, es cuidarse por sobre todas las cosas y no producirse daños. Quererse a sí mismo es contemplarse, cuidarse y expresarse amor de manera responsable, buscando su crecimiento personal y no su ruina.

6. La autoestima. La necesidad desesperada de aprobación siempre esconde una muy baja autoestima, la cual se intenta compensar mostrando claves de atractibilidad.

7. Con el ego. Si no posees metas, si son irreales o si son demasiado diminutas, tu ego será raquítico y frágil. Ni mucho ni poco con el ego, el equilibrio es fudamental.

8. Tiempo para ti mismo. Es un acto de irresponsabilidad no dedicarse tiempo a sí mismo. Si hacemos de la postergación del placer una manera de vivir, nos convertimos en zombis.

9. El perdón. Para solicitar perdón, hay que recurrir a la humildad. Pero una humildad decorosa.

10. Los ex. Si los "ex" no están procesados (y no solo hablo de parejas, también de trabajos, compañías, amigos, situaciones)  pueden aparecer como una opción para la memoria por siempre. Eso deprime, no lo permitas.

11. No más cargas. Haz una lista de las luchas que no consideras tuyas, de las que estás cansado de insistir. Asume con pasión lo que verdaderamente quieras llevar adelante y desecha esos viejos encartes.

Base fundamental para alcanzar episodios de felicidad, es la autoestima. Lo he dicho en mis obras, la autoestima y el amor propio son la base fundamental para lograr todas estas claves. No puede haber mejoramiento personal sin autoestima, que amarse a uno mismo constituye un factor imprescindible para el desarrollo de nuestro potencial como personas, y que además, no sólo contribuye al crecimiento interior, sino que se convierte en un elemento clave para alcanzar la felicidad, el bienestar y la salud. 

Walter Riso