El Eneagrama Del Amor

En dos artículos anteriores os hablé de qué son los Eneagramas de la Personalidad y del Lenguaje Corporal de cada Eneatipo. Pues bien, este artículo trata como son cada Eneatipo en el ámbito del amor y ya estoy preparando un par de artículos más en el que os hablaré como es cada uno de los 9 Eneatipos del Eneagrama. Espero que disfrutéis leyendo estos artículos tanto como yo he disfrutado al leerlos y publicarlos. - Antonio Rodríguez.


El Eneagrama, es una herramienta potentísima en el descubrimiento de nuestra propia esencia. Estudiando nuestro tipo conseguimos saber realmente quienes somos, cómo percibimos el mundo y cuáles son los mecanismos de defensa que conforman nuestra personalidad.

Pero como toda buena herramienta sus usos van más allá de eso, y como todo lo que verdaderamente es importante en la vida trasciende el yo y nos acerca al nosotros.

¿ Y que es el amor más que la fusión en el nosotros? El amor, en cualquiera de sus facetas, supone hacer algo mucho más grande que el tú o el yo, y esa integración que debería ser siempre algo mayor que la suma de sus elementos, se convierte, a menudo, en una resta o incluso en una división.

Esto ocurre casi siempre porque ni sabemos realmente quien soy yo y mucho menos aún quien eres tú, y en ese desconocimiento construimos falsos nosotros, relaciones sustentadas en las máscaras y no en la esencia de lo que verdaderamente sí somos.

Nuestra personalidad  es, ni más ni menos, el patrón con el que desciframos el mundo, la forma que tenemos de defendernos ante lo que nos causa miedo y la manera que tenemos de proteger nuestra propia esencia.

Así el Eneagrama es, en primer lugar, un sistema completísimo de clasificación de la Personalidad, que tiene en cuenta todos estos factores.

Descubriendo nuestro eneatipo podemos acercarnos más a nuestra esencia y entender mejor los mecanismos de defensa automáticos que se activan y que no siempre nos resultan beneficiosos.

Por la misma, nos enseña también esos puntos de la Personalidad del otro, nos ayuda a entender mejor sus reacciones, nos aparta de tomárnoslas como algo personal y sin duda favorece la construcción de un autentico nosotros.

ENEATIPO 1. EL PERFECCIONISTA. El tipo 1, busca el amor por medio de la perfección. Sólo considera que puede ser amado siendo perfecto y en la misma dinámica busca la perfección en el ser amado.La perfección en el tipo 1 pasa sobre todo por la perfección moral, aunque sea extensible hasta la más mínima arruga de su camisa… Por la ropa arrugada o la casa desordenada endurecerá aún más el rictus pero ante conductas que considere inmorales no perdonará.

ENEATIPO 2. EL ALTRUISTA. Su forma de buscar el amor, que para el tipo 2 es el motor de su vida, es volverse imprescindible para el otro, en su interior sienten que sólo dándolo todo por el otro conseguirán ser amados. En su continua complacencia a los demás se vuelven manipuladores y a menudo utilizan el victimismo en sus relaciones.

ENEATIPO 3. EL TRIUNFADOR. El tres busca el amor por medio del estatus, es asegurándose la imagen de triunfador, con todos los símbolos externos que conlleva ( gran coche, reloj carísimo, deportes de moda, trajes de marca…) como cree que puede ganar el amor.

ENEATIPO 4. EL ROMÁNTICO. El cuatro vive en constante búsqueda del amor ideal y en constante huida del amor ordinario, con una sensibilidad extrema sienten que sus sentimientos son demasiado profundos y especiales para ser comprendidos por las personas que les rodean.

ENEATIPO 5. EL OBSERVADOR. El cinco es todo lo contrario, huye de la emocionalidad profunda disociándose del aspecto emocional de las relaciones. En el amor busca la seguridad sin que vulneren su independencia y privacidad.

ENEATIPO 6. EL LEAL.  Para el tipo 6 la lealtad es la forma en la que alcanza la seguridad, lo que más anhela. Antes de abrir su corazón necesita estar totalmente seguro, y eso le lleva su tiempo, no solo que la persona elegida le será leal sino que puede lanzarse con la seguridad de que no será rechazado. Sin esa seguridad no se lanzará.

ENEATIPO 7. EL ESCAPISTA. Para el siete el amor, como todo lo demás, tiene que ser siempre algo estimulante, dinámico, que no le aburra. Aunque pueda enamorarse casi de inmediato ( normalmente de la imagen idealizada que ha creado en un momento de la otra persona) huira despavorido en cuanto la relación deje de ser estimulante o le ponga límites.

ENEATIPO 8. EL LUJURIOSO. El tipo 8 manifiesta su amor en forma de protección y poder. Necesita saber que controla la relación y a cambio será tu más leal protector. Tiene una gran necesidad de contacto físico y sexual.

ENEATIPO 9. EL ADAPTABLE. El 9 necesita la fusión con el otro para ser. No soporta el conflicto por lo que buscará relaciones que le hagan sentir cómodo, sin conflictos. No le importa ser como tú quieres que sea porque eso a un nueve le cuesta menos trabajo que luchar por ser él mismo.