29 de junio de 2017

Como Funciona La Culpa Y Técnicas Para Liberarnos De La Culpa Tóxica

En nuestra cultura, la culpa es un sentimiento que se experimenta muy comúnmente, genera angustia emocional e incomodidad debido a la conciencia de haber realizado acciones causantes de daño a alguien mas.

Desde un punto de vista cognitivo, la culpa es una emoción que experimentan las personas porque están convencidos de que han causado daño. En la teoría cognitiva, los pensamientos causan las emociones, la culpa se desprende de la idea de ser responsables de la desgracia de alguien mas. Puede darse el caso de personas que sientan constantemente culpa injustificada debido a la malinterpretación sobre sus acciones, estas personas suelen sufrir mucho y sentirse culpables constantemente sin razones reales o sin tener culpa real de lo sucedido, en estos casos, los sentimientos de culpa resultan disfuncionales.

La culpa puede tener beneficios como proteger nuestras relaciones. Los sentimientos de culpabilidad se producen sobre todo en las relaciones con los demás, así que es como una alarma para que identifiquemos cual es la acción correcta que debemos realizar y por lo tanto ayuda a mantener buenas relaciones con los demás.

Según estadísticas, a la semana experimentamos de 3 a 10 horas de sentimientos de culpa, esta puede reducirse mediante acciones, pero si no se reduce, se vuelve como una alarma que no se apaga y genera incomodidad, impide concentración y tranquilidad, por eso se recomienda realizar acciones que resuelvan estos sentimientos, por ejemplo pedir disculpas, aunque esto parezca muy simple, no siempre lo es, pues es importante saber como disculparse de manera asertiva.

Hay muchos tipos de culpa, podemos sentirnos culpables por algo que hemos hecho, por algo que quisimos hacer y no pudimos, por algo que creímos que hicimos, por no haber ayudado lo suficiente a alguien, por fallar a nuestros códigos morales, o por estar mejor que otras personas.

Una desventaja de la culpa, es que evita pensar con claridad, pues gran parte de nuestra atención puede centrarse en ésta en vez de centrarse en las demás exigencias de la vida. Además la culpa genera en algunas personas impulsos autodestructivos, pues puede tener un efecto de búsqueda de auto-castigos para liberar la sensación de remordimiento.

La culpa tiene el efecto negativo de generar alejamiento hacia las personas a las que se ha dañado, pues el estar cerca de éstas funciona como un recordatorio, también se puede dar el alejamiento hacia escenarios en donde se hayan realizado acciones que nos hayan hecho sentir culpables.

Para reducir los sentimientos de culpa, es importante aceptar el hecho de que realizamos determinada acción que ya sucedió, pedir disculpas y encontrar la manera de evitar cometer el mismo acto en el futuro. Debido a nuestra tendencia natural hacia el egocentrismo, suponemos que otros ponen más importancia en nuestros pensamientos y acciones de lo que lo hacen realmente, así que tampoco debemos ser demasiado severos con nosotros mismos.

En la terapia cognitiva, el tratamiento para las personas con sentimientos crónicos de culpabilidad injustificada, a menudo consiste en enseñar a la gente a deshacerse de sus “pensamientos automáticos” de que han causado sufrimiento a otros, también se les enseña a reconocer sus “actitudes disfuncionales” para que reconozcan cuando están pasando por este tipo de procesos mentales como el catastrofismo o generalizar demasiado.

Es importante aprender de nuestros comportamientos y usar la culpa para aprender de la experiencia, la idea es ser menos propensos a incurrir en las mismas acciones en un futuro. Así la culpa puede servirnos para corregir errores y aprender a modificar ciertos comportamientos para sentirnos mas cómodos con nosotros mismos.

Es hora de dejar atrás todo tipo de culpa para poder cumplir todo lo que tenemos por delante.
No hemos nacido para el dolor, sino para disfrutar cada día que comienza.
Nuestra función no es herir al otro, ni herirnos a nosotros mismos, sino encontrar las formas y estrategias para poder ayudarnos a nosotros mismos y así poder ayudar a los demás.

Si estás decidido, comencemos.

• Si me equivoco, pido perdón y sigo adelante; no me detengo ahí

Si te has equivocado, pide perdón a aquella persona que ha salido perjudicada y sigue adelante. No te detengas ni te quedes pidiendo perdón mil veces.

Si te has equivocado, con que pidas perdón una vez con sincero arrepentimiento basta.

Cuando nos equivoquemos, resolvámoslo rápido, dejemos de culparnos todo el tiempo. Una vez que lo hemos hecho, tratemos de no repetir el error y prosigamos hacia nuestros objetivos.

• Si me equivoco, reparo el daño producido

Reparemos, en la medida de lo posible, el daño producido.

Si a través de un mensaje manipulaste a esa persona, envíale otro reparando el hecho y dile todo lo bueno o importante que es para ti.

Cambia a positivo lo negativo. Eso es reparar.

• Si me equivoco, verbalizaré mi culpa

Había un empresario muy próspero, que fue a esquiar.

El hombre se enamoró de ese deporte y fue a ver a sus padres, ya ancianitos, porque se sentía culpable. Le dijo a su padre:
«Me siento culpable porque me gusta esquiar y, además, estoy trabajando todo el día. Me siento mal porque no vengo a veros.» Y el padre le dijo:
«Hijo, ve tranquilo y disfruta. No te preocupes, hablaremos por teléfono; pásalo bien, nosotros estamos bien.»
¿Qué hizo el padre? Lo liberó de la culpa.

Del mismo modo que este padre, nosotros debemos liberar a los demás de toda culpa.
Si algo te hace sentir mal, decláralo, porque la culpa trabaja en soledad y silencio.
Compartir:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Por Email.

Suscríbete para recibir los últimos artículos en tu correo electrónico. Mira en tu bandeja de "spam" por si ahí tuvieras la confirmación de la suscripción.

Sobre El Blog

Este blog simplemente es el camino que voy recorriendo día a día mientras hago mi sanación. Una sanación que debí hacer muchos años atrás, pero que el universo ha decidido que sea ahora. Recomendaré, libros, videos, música, artículos, reflexiones, fábulas, cuentos espirituales, etc, que me gusten para compartir. No pretendo ser maestro, solo aprender de lo que lea y de lo que viva, para amarme a mi mismo y así poder amar más y mejor a los que me rodean.
Te animo a que comentes las entradas que aquí ponga, siempre serán bienvenidas además de ser un aprendizaje para todos.

"Este blog está dedicado a tí, que cogido de tu mano, me guiaste haciéndome ver el camino de la luz".
"El concepto que usted tiene sobre mí no va a cambiar quién soy, sin embargo sí que puede cambiar mi concepto sobre usted”. Dr. House

Archivo Del Blog

Poemas De Un Personaje Secundario

Poemas De Un Personaje Secundario
Mi Blog De Poemas

Síguenos En Twitter

Visitas Al Blog

Canal De iVoox