29 de junio de 2016

Artículo: Claves De La Alimentación En Verano (Por Swami Purohit)


Una de las claves de la alimentación en verano es consumir más agua y sodio. Se pierde mucha cantidad de agua a causa de la sudoración y como el cuerpo esta compuesto por un 70% de agua es fundamental reponerla. La falta de sodio también nos perjudica y puede provocar problemas de salud como la artritis.

Debemos procurar tomar un mínimo de 3 litros de agua cada día durante el verano, un litro por la mañana, otro por la tarde, y otro por la tarde/noche. Para aprovechar al máximo el consumo del agua, se debe tomar siempre a temperatura ambiente y beberla a pequeños sorbos. Después de venir de la calle o hacer ejercicio si tienes mucho calor, espera siempre unos minutos a que se regule la temperatura de tu cuerpo antes de beber.


Además del agua, el cuerpo agradece mucho los alimentos con un alto contenido de agua, como el pepino y la sandía. También el gazpacho es una fuente excelente de vitaminas y minerales, además de aportar liquido al organismo. La cebolla es los meses de verano también se aconseja para proteger de la insolación.
Evita comidas copiosas durante los meses de calor ya que la digestión requiere mucha energía y te deja cansado. 

La regla básica para tener en cuenta a la hora de comer es la siguiente:

50% alimentos sólidos, 25% alimentos líquidos, 25% ningún alimento.

Es decir, no comas nunca hasta sentirte completamente lleno y sobrecargar tu sistema digestivo. Levántate de la mesa siempre con un poco de hambre.

Una larga siesta después de comer no es aconsejable. Sin embargo, si la necesitas,  es bueno descansar 15 o 20 minutos.

Si te cuesta dormir por el calor, date un baño o ducha fría antes de acostarte, o bien pon los pies en un barreño de agua fría. Evita usar el aire acondicionado. Si lo usas, enciéndelo solamente durante una hora para refrescar la habitación.

El sol daña la piel y la piel está conectada con el sistema nervioso, por lo que este puede resentirse. Las primeras 3 capas de la piel, las capas exteriores, están conectadas con la salud física. Las 4 capas internas de la piel están conectadas con la mente y el alma, la vida interior. Así pues, para proteger las capas exteriores de la piel,  debes protegerla con crema solar antes de salir. 

No dudes  en ponerte un sombrero si hace mucho calor. El aceite de coco es también un buen protector. Puedes darte también masajes en la cabeza con aceite de coco, es refrescante y nutritivo para el sistema nervioso.  

Es importante proteger, cuidar  y desarrollar las siete capas de la piel. Y en verano, aunque el calor del sol es muy bueno para los huesos, debemos también proteger el sistema nervioso. La clave está en el equilibrio.

Swami Purohit