Artículo: Quererte A Ti Mismo Es Más Sencillo De Lo Que Parece


Todos nosotros deseamos ser amados y respetados como seres humanos. Pero para ello tenemos que ser congruentes a la hora de sentir el amor hacia nosotros mismos. Quererte a ti mismo es más sencillo de lo que parece…
Recuerda que reflejamos en los demás lo que en verdad sentimos y pensamos hacia nuestro propio ser. En el artículo de hoy te invito a tomarte un profundo respiro y comenzar a practicar algunos consejos de esta lista. Conseguirás un equilibrio interior y una agradable sensación de confort. ¡Compruébalo!

No te compares con los demás

 

Ya sabes que cada uno de nosotros somos seres humanos únicos e irrepetibles. Conseguimos nuestros logros y metas por ello de diferente forma. Evita compararte con aquellos que están a tu alrededor sin necesidad, buscando “los errores” que crees estar cometiendo. Lo único que te generarás es frustración hacia tu persona y posiblemente bloqueo de tu verdaderos talentos y potenciales únicos.

Aliméntate también con lo que te da energía

 

Recuerda que somos por fuera lo que sentimos y cómo nos amamos por dentro. El deporte y la actividad física no solo hacen que te mantengas en forma, sino que te proporcionan serenidad, plenitud y el cuidado que necesitas para estar en armonía contigo mismo. Comienza a amar y aceptar tu cuerpo como eres.

Disfruta más con tus amigos

 

Los amigos verdaderos son para siempre. Están ahí tanto para lo bueno, como para lo “menos bueno“. Aprende a valorar a tus amigos y ofréceles lo mejor de ti, entonces serán para siempre. No olvides que “dos cabezas valen más que una”, y más a la hora de pretender gozar una vida plena.

Saca tiempo para ti mismo

 

Pasar tiempo con nosotros mismos nos ayuda a escucharnos, valorarnos y mantener una paz que nos permite un sano disfrute de nuestra persona. No está mal que después de haber tenido una dura jornada de trabajo te apetezca quedarte en casa tranquilo y decir “no” a un plan atractivo con tus amigos o pareja.

Pasa algún tiempo fuera de tu espacio de rutina

 

Atrévete a salir de tu zona de confort y descubre nuevos lugares o espacios. Dar paseos por aquellos sitios desconocidos para ti te permiten descubrir y experimentar nuevas sensaciones, sentirte vivo y adquirir posiblemente nuevos aprendizajes.

Si alguien te hizo daño, déjalo ir

 

Recuerda que una persona que te provoca un daño emocional no conviene en tu vida. Puedes dar una oportunidad y hablar las cosas, claro que sí. Pero si después de ello la situación negativa continúa, tu no eres la solución. En una relación tienen que actuar ambas partes, y si una no quiere poner de su parte, no es necesario que sigas malgastando tu energía.

Di a tus seres queridos cuánto los quieres

 

En algún momento de nuestra vida todos nos tenemos que ir. Recuerda que vivir y disfrutar la vida es amar incondicionalmente y compartir ese sentimiento con aquellos que amas. Que no te dé vergüenza decirle a tu madre, tío, hermano, amigo y pareja cuanto les quieres. Cuando ya no estén en este mundo, te entristecerá el no haber aprovechado la ocasión de compartir esas preciosas palabras.

Cuídate

 

Tu estado emocional dependerá de tu aspecto y cómo cuides tu persona, tu esencia. Somos por fuera lo que somos por dentro, no lo olvides. La importancia de cuidar nuestro cuerpo y realizar deporte a la hora de mantenernos en forma nos ayuda a dejar atrás el estrés y aquella energía proveniente de esas emociones que no hemos tenido aun ocasión de gestionar adecuadamente.
“Algún día en cualquier parte, en cualquier lugar indefectiblemente te encontrarás a ti mismo, y ésa, sólo ésa, puede ser la más feliz o la más amarga de tus horas.”
-Pablo Neruda-

Ríete de ti mismo

 

Tus errores conviértelos en risa. ¿Cómo? No tomándote las cosas tan a pecho y recordando que erramos para adquirir un aprendizaje. Muchos estudios cientificos corroboran que la risa es uno de los mejores recursos físicos y emocionales del ser humano a la hora de dejar de lado las emociones menos positivas y superar el estrés. Además, recuerda que la sonrisa genera bienestar en ti mismo y a tu alrededor.

Recuerda que tu vida no consiste en complacer a los demás

 

Acéptate y ámate tal y como eres. Recuerda las sabias palabras de Buda: ”Tú mismo, como nadie más en el universo, mereces tu amor y lealtad”. Muchas veces nos preocupamos en exceso por “el que dirán” o si piensan que está bien o mal los demás sobre nuestras acciones, aquellas que nos hacen ser verdaderamente nosotros mismos. Aprende a dejar de lado todo lo que te condicione.

Hacer el bien atraerá a tu vida lo bueno

 

El karma existe, y además como algo divino que nos lleva a aprender cada día de nuestra vida. Aprender la maravillosa fórmula de “la vida te devolverá aquello que cosechas”.
Una vez aprendí que si quieres ayudar a los que amas tienes que ser congruente a la hora de dar ejemplo. Si dices, asume lo que haces y sus consecuencias. No prediques con aquello que no llevas a cabo en tu propia vida.
“Amarse a uno mismo es el principio de una historia de amor eterna.”
-Oscar Wilde-