28 de octubre de 2015

Artículo: Las Buenas Personas También Tienen Derecho A Decir Basta


Las buenas personas no cierran por vacaciones ni tenemos horario de oficinas. Nadie nos recompensa por lo que hacemos ni nosotros lo deseamos. Somos de un material poco usual, pero es de este modo como entendemos la vida, y es así como nos habla nuestro corazón.
Ahora bien, ser bueno no es ser ingenuo. Es tener unos valores propios por los que luchar y que a la vez, nos definen, pero en el momento en que nos sentimos vulnerados o utilizados de forma egoísta, hay algo por dentro que empieza a quebrarse.
En el momento en que las buenas personas se dejan llevar por unos y por otros sintiendo la sombra del egoísmo hilando cada movimiento, aparece la sombra de la decepción. Entonces dejan ya de esperar nada, porque dejan de creer en sí mismos.
En realidad es algo más complejo de lo que pensamos. Cuando alguien hace las cosas por libre voluntad es su espíritu quien le guía, es la espontaneidad y su propia integridad. Pero cuando otras personas vulneran estos principios para llegar a un objetivo en busca de un beneficio propio, en lugar de culpabilizar a quien nos ha manipulado, nos culpabilizamos a nosotros mismos. Es lo más común.
Nos decimos aquello de que somos ingenuos, que damos demasiado, que no sabemos intuir las cosas, a las personas…. Y todo ello, toda esta autoproyección negativa va minando poco a poco nuestra autoestima de un modo peligroso. Reflexionemos hoy sobre ello.


Las almenas de nuestros propios castillos

 

Cuando percibimos la invasión de segundas personas sobre nuestros espacios personales, solemos desplegar las clásicas estrategias defensivas para protegernos. Y aún más, responsabilizamos a los demás de ese agravio. Ahora bien, en el caso de las buenas personas, esto no siempre sucede de este modo.
Las buenas personas suelen girar la cabeza hacia ellas mismas responsabilizándose de esa “intrusión”. Se ven a sí mismas como demasiado confiadas, llegando a pensar que si alzan las almenas de sus propios castillos, se perderá parte de lo que son, dejarán de estar en equilibrio con sus principios.
Ahora bien, debemos tener claro que todos nosotros necesitamos tener un espacio de control, un límite personal tras el cual, es obligatorio a alzar nuestras almenas para que no se nos vulnere. Para convencerte aún más sobre ello, es importante que tengas en cuenta estos sencillos aspectos:

Poner límites no te va a alejar de los demás

 

Las buenas personas tienen todo el derecho a decir basta sin que las llamen egoístas. Sabemos que quienes te rodean están más que acostumbrados a que siempre digas sí, a que estés disponible y  que les recibas con una sonrisa.

- Poner límites te va a ayudar a conocerte a ti mismo y a los demás. Debes saber hasta dónde quieres llegar,  y a partir de ahí, deben ajustarse también los demás.
- En el momento en que estos límites quedan claros, las relaciones serán más saludables.
- Además, te ayudará a tener un mejor conocimiento de ti mismo/a.

Incluso el amor necesita límites

 

Si alguien pensaba lo contrario se equivoca. No hay contexto más necesario en el cual marcar unos límites claros que en las relaciones afectivas, familiares o de amistad. En realidad, no habrá forma más afectuosa y cómplice que poder decir con tranquilidad un “no” sin preocuparnos de que la otra persona se vaya a sentir ofendida o contrariada por ello.
Decir “te quiero” no se traducirá jamás con “estoy dispuesto a hacer cualquier cosa que me pidas en el momento en que tú desees”
Querer a alguien, ya sea a una pareja, a un amigo o aun familiar es poder actuar con libertad de acuerdo a nuestros principios, sabiendo que vamos a ser respetados en todo momento.

Decir “no” nunca te hará ser mala persona

 

Antes de convencer a los demás, debes convencerte a ti mismo. Es necesario poder decir basta, y decirlo en voz alta con convicción sin avergonzarnos por ello ni sentirnos mal. Piensa que si día tras día cedes en todo aquello que te piden, lo que acaba ocurriendo en realidad es que te están robando la energía, la autoestima, y a su vez… te van a convertir en alguien que no eres.
Llegará un momento en que cuando desees ayudar a alguien de verdad, te será imposible. No tendrás fuerzas, ni ánimos, y peor aún, ya no creerás en ti. Debes tenerlo claro, las buenas personas tienen derecho a decir basta. Ello, te ayudará a tener una comprensión más clara de lo que eres, lo que te importa, y a la vez, se lo mostrarás a los demás.

La importancia de trazar una línea imaginaria entre tú y los demás

 

Levantar almenas a tu alrededor no es como crear de la noche a la mañana una linea de castigo para los demás donde tú, quedas aislado a la vez que protegido. Es todo lo contrario…
Trazar límites no es poner muros. Visualízalo como una linea de luz, como una linea de energía que trazas alrededor de tu cuerpo donde tus energías, tus emociones y tus valores quedan protegidos.
Todo ello te va a ofrecer la seguridad de estar actuando con integridad para construir auténticas relaciones positivas. De ese modo, quien de verdad te quiera te va a comprender, porque las buenas personas a pesar de no querer nada a cambio, necesitamos reciprocidad, y sobre todo, ser respetados. No lo olvides nunca.


Compartir:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Por Email.

Suscríbete para recibir los últimos artículos en tu correo electrónico. Mira en tu bandeja de "spam" por si ahí tuvieras la confirmación de la suscripción.

Sobre El Blog

Este blog simplemente es el camino que voy recorriendo día a día mientras hago mi sanación. Una sanación que debí hacer muchos años atrás, pero que el universo ha decidido que sea ahora. Recomendaré, libros, videos, música, artículos, reflexiones, fábulas, cuentos espirituales, etc, que me gusten para compartir. No pretendo ser maestro, solo aprender de lo que lea y de lo que viva, para amarme a mi mismo y así poder amar más y mejor a los que me rodean.
Te animo a que comentes las entradas que aquí ponga, siempre serán bienvenidas además de ser un aprendizaje para todos.

"Este blog está dedicado a tí, que cogido de tu mano, me guiaste haciéndome ver el camino de la luz".
"El concepto que usted tiene sobre mí no va a cambiar quién soy, sin embargo sí que puede cambiar mi concepto sobre usted”. Dr. House

Archivo Del Blog

Poemas De Un Personaje Secundario

Poemas De Un Personaje Secundario
Mi Blog De Poemas

Síguenos En Twitter

Visitas Al Blog

Canal De iVoox