10 Efectos Físicos Y Señales Que Demuestran Que Estás Demasiado Estresado

He unido 2 artículos en uno acerca del "Estrés", me han parecido ambos interesantes ya que en mayor o menor medida todos hemos sufrido, sufrimos o sufriremos a lo largo de nuestra vida del estrés y aunque algunas cosas se repiten, otras no. Espero que os guste, y saquéis vuestras conclusiones y si os veis reflejados o no en estos síntomas para saber si también lo sufrís. Un saludo y espero que os guste. -Antonio Rodríguez.


Las consecuencias del estrés impactan en tu estado de ánimo y en tu salud, por lo que es importante que consideres relajarte unos segundos al día.

De acuerdo con especialistas de Mayo Clinic, cuando la persona percibe una amenaza o se siente presionada, el hipotálamo inicia un sistema de alarma en el cuerpo, a través del sistema nervioso y hormonas como la adrenalina y el cortisol.
La adrenalina aumenta el ritmo cardíaco, la presión arterial y aumenta el suministro de energía, mientras que el cortisol favorece la producción de glucosa en la sangre, altera las respuestas del sistema inmune, digestivo, reproductor y los procesos de crecimiento.
Por ello, la frecuente exposición al estrés genera daños físicos en el cuerpo, que merman la calidad de vida de las personas como dolor de cabeza, piel seca, tic nerviosos, así como:

Obesidad y sobrepeso: Al estar en un constante estrés, la persona no limita la ingesta de alimentos altos en calorías, ya que busca satisfacer sus necesidades emocionales.

Pérdida del cabello: Esta es una de las frecuentes consecuencias del estrés, ya que se presenta por el debilitamiento de los folículos pilosos o la ansiedad de jalar el cabello para lidiar con los sentimientos negativos.

Depresión: Las situaciones estresantes aumentan el riesgo de padecer esta enfermedad. Los problemas para afrontar la tensión generan desgaste físico, mal humor y sentimientos de tristeza.

Reducción del deseo sexual: La producción elevada de cortisol reduce la generación de las hormonas que alimentan la libido.

Menstruación irregular: El estrés crónico daña el equilibrio hormonal del cuerpo, lo que induce a retrasos o ausencias del flujo menstrual. Incluso algunos estudios aseguran que las mujeres con empleos estresantes tienen riesgo 50% mayor a tener periodos cortos.

Acné: Los altos niveles de cortisol que se generan por el estrés aumentan la producción de aceites o grasas corporales, lo que contribuye a la aparición de granos.

Úlceras: El estrés altera el sistema digestivo en las personas e incrementa la producción de ácidos estomacales, lo cual favorece el desarrollo de úlceras, indigestión y malestares.

Insomnio: Este es una frecuente consecuencia del estrés y se genera por la alteración del sistema nervioso, lo que dificulta la concentración, genera irritabilidad y falta de motivación.

Disminución de fertilidad: Estudios recientes revelan que las mujeres con altos niveles de la enzima llamada alfa-amilasa tienen más dificultades para quedar embarazadas.

Enfermedades cardiacas: De acuerdo con el Centro Médico de la Columbia University, el aumento del riesgo cardíaco por el estrés equivale a fumar cinco cigarrillos por día, ya que la tensión aumenta el nivel de hormonas en la sangre y acelera la presión arterial.

Es importante que protejas a tu cuerpo y mente de las consecuencias del estrés a través de la identificación de lo que te genera tensión, así como practicar algunos métodos que te ayuden a controlarlo física y emocionalmente. Y tú, ¿cómo reduces la tensión del día?

Generalmente lidiamos con tantas cosas en nuestro día a día que es muy común sufrir estrés. Y como no padecerlo si los problemas parecen no terminar nunca, personales, laborales, la familia, el hogar, etcétera, un conjunto que termina por abrumarnos y hacen que este siempre esté presente en nuestras vidas.

Aunque lo dudemos, el estrés puede traernos muchas enfermedades, no sólo nos referimos al cansancio y dolores musculares, también nuestras defensas bajan y nuestro sistema inmune se debilita. ¿Ya lo sabías?

Cuando ya estamos padeciendo alguna enfermedad ignoramos la causa, pero muchas veces la principal puede ser el estrés pues este suele ser asintomático y no nos damos cuenta de lo mal que estamos hasta que caemos muy enfermos.

Signos de que estás excesivamente estresado:


 1   No logras sacar de tu mente los problemas:
Entre más pienses en aquellos problemas que nos has podido resolver, mayor será tu estrés y más propenso estarás a enfermedades. Trata de relajarte un poco y despejar tu mente, pues de lo contrario el agotamiento físico y mental se apoderará de ti.

 2   Cada vez tienes menos paciencia:
Cuando todo parece irritarnos y la paciencia parece estar escondida, es un síntoma que el estrés te está consumiendo, ¡ojo!

 3   Tu peso comienza a descontrolarse:
Con el estrés podemos tener dos reacciones: dejar de comer o comer en exceso. Esto termina ocasionando que perdamos peso o que subamos considerablemente. No olvides que el estrés ocasiona la pérdida de células de oxígeno.

 4   Ni que decir de tu humor, ¡pésimo!:
Cuando sufrimos de estrés, es muy común que nuestro humor varíe mucho, de un estado feliz podemos pasar a uno triste y de repente explotar de rabia, ¡cuidado con los que están a tu alrededor!

 5   Pérdida de la libido:
El estrés hace que nuestra libido disminuya de manera considerable, pues sentimos que el agotamiento nos derrota, sin embargo, irónicamente el acto sexual es una gran solución para liberarnos del estrés.

 6   No te es fácil dormir:
Si permites que la tensión se apodere de tu vida y los problemas de tu mente, te será muy difícil poder conciliar el sueño y si lo logras, sentirás que no dormiste bien ni descansaste. Además de ser el insomnio uno de los síntomas más comunes de que sufres de estrés.

 7   Perdida del cabello:
Es muy común que en tus días de estrés el cabello comience a caerse. Pero ¡cuidado! Pues expertos revelan que cuando es así, aproximadamente 100 cabellos son los que se caen por día, no querrás terminar calvo(a) ¿verdad?

 8   Tu cuerpo se convierte en un caos:
El estrés va acompañado de ansiedad. Siempre sentirás la necesidad de hacer algo aunque te sientas agotado y finalmente no harás nada, pues querrás hacer todo al mismo tiempo. El estrés va acompañado de ansiedad. Siempre sentirás la necesidad de hacer algo aunque te sientas agotado y finalmente no harás nada, pues querrás hacer todo al mismo tiempo.

El estrés se manifiesta de muchas formas, como por ejemplo a través de: músculos tensos, problemas estomacales (diarrea o estreñimiento), tensiones excesivas, artritis, los dolores de cabeza, entre muchos otros.

Lo mejor que podemos hacer es tratar de vivir más relajados, ser más organizados con nuestras ocupaciones y darle prioridad a nuestra salud. No olvides consentirte de vez en cuando, tu cuerpo también merece un descanso, opta por un masaje, asistir a un spa, salir de vacaciones o simplemente tomarte un día para dormir todo lo que te plazca, la idea es salir de la rutina y olvidarte del estrés. ¡Cuídate!

No olvides compartir esta valiosa información con tus conocidos, muchos ignoramos el estrés hasta que caemos enfermos.