14 de agosto de 2017

Las 6 Cosas Que Desea Un Hombre Consciente De La Mujer

Estos días escucho a las mujeres decir que quieren un hombre evolucionado y consciente. He decidido que eso, a grandes rasgos, significa que quieren estar con un hombre que pueda ver su humanidad por completo, los profundos regalos que ofrecen como mujer femenina y ser humano, antes que centrarse en su culo. También debe haber abrazado su propia dosis interior de feminidad, para poder acoger verdaderamente a las mujeres femeninas de su medio. Seguramente haya más que decir al respecto, pero no quiero exagerar este punto. No diré, de todas formas, que yo sea un hombre evolucionado, ya que me podría perjudicar si lo hago. Todavía como hamburguesas con queso, así que…

Sin embargo, una mujer madura y brillante a la que considero evolucionada, me preguntó recientemente lo que un hombre evolucionado quiere de una mujer. Así que, con su pregunta como única credencial, allá vamos:

Esto puede tocar puntos sensibles debido a los siglos de opresión masculina sin equilibrio; te invito a ver más allá y encarar las nuevas posibilidades en que las energías masculina y femenina pueden conformar auténtica sabiduría.

1) Él quiere el auténtico y completo yo de ella.

Un hombre evolucionado quiere a una mujer que no intente cambiar para estar con él, que no le importe dos carajos lo que los demás opinan sobre ella, incluido él. No que sea arrogante, pero que sepa quién es y no necesite demostrar que tiene el derecho a vivir como ella desee. Por supuesto, tendrán que tomar decisiones complicadas acerca de los detalles de su vida en común (es decir, ceder), pero ella no se arruga ni se vende para hacerle feliz a él… Porque eso no funciona.

Él no la criticará por ser quien realmente es, tampoco.

Un hombre evolucionado anhela ver a su mujer radiante y genuinamente feliz. Si no le apasiona su vida cotidiana, a él tampoco. No porque ella sea responsable de sus sentimientos (que no lo es), sino porque el segundo mejor regalo que ella podría hacerle a él es ser auténticamente feliz.

2) Él quiere que ella sea realmente feliz.

Esto no es un siniestro deseo de guardar su corazón henchido de felicidad en un cofre de acero y confinarla en un castillo solariego. Un hombre evolucionado quiere que su mujer ame tanto su propia vida que la alegría esté más presente que ausente cuando ella anda cerca. Sí, claro que habrá momentos duros. Él no espera verla siempre feliz, ni quiere a una esposa modelo con una sonrisa falsa permanente. Solamente quiere que sea lo bastante consciente para saber que ella es responsable de su propia felicidad.

Él hará las cosas lo mejor que pueda para ser un buen hombre para ella, pero no quiere cargar con la responsabilidad de “hacerla feliz”.

Ya tiene bastante carga con llevar su propia experiencia. Comprender esto permite a ambos compañeros aportar sanamente sus verdades al día a día de la relación; un acto esencial para mantener una intimidad real… Que es lo que un hombre evolucionado quiere de verdad.

3) Él quiere que ella le ame con salvaje abandono.

Hace unos cuantos años pude ver a una novia recién casada mirar a su nuevo marido a la cara, con tal absoluta adoración que sentí que la Tierra estaba celosa, incluso a pesar de tener el Sol. Un hombre evolucionado quiere que su mujer irradie su amor sobre él justo así. Él hará todo lo posible para merecérselo, pero… ¿Qué ha hecho la Tierra jamás para merecer el Sol?

Un hombre evolucionado quiere que su mujer le ame profundamente a pesar de sus imperfecciones, y que sea capaz de ver a través de sus defectos humanos y llegar a lo mejor de sí mismo.

Es importante advertir, sin embargo, que muchas mujeres son expertas en amar con salvaje abandono, pero que en cierto sentido suelen ser a la vez derrotistas y se anulan a sí mismas. Un hombre evolucionado no quiere que ella se abandone a amarle ciegamente, ni que se quede si él se porta horriblemente con frecuencia, o falla en honrar sus compromisos (un hombre evolucionado todavía puede cagarla un importante número de veces, pues no deja de ser humano).

4) Él quiere que ella se comunique abiertamente y que le señale sus fallos… Pero con respeto.

Un hombre evolucionado quiere una mujer que le diga su verdad. Una mujer que sepa que los hombres no están preparados para leer mentes, ni tan siquiera esos indicios no tan sutiles.

Él de hecho quiere que ella le ayude a responsabilizarse de llegar al máximo potencial que tiene como hombre, siempre desde el amor y el respeto.

Él NO quiere que ella esté atenta a cada defecto y tropiezo para intentar hacerle perfecto. Eso es simplemente molesto. Pero tampoco quiere que se trague las palabras cuando le ve salirse de su integridad o jugar a la baja en su vida. Una relación íntima es un vehículo muy poderoso hacia la evolución de una persona, y él sabe que siempre estará creciendo y cambiando. Por eso, quiere a una mujer que le apoye en esa evolución; y que haya aprendido también la diferencia entre comunicarse honesta y saludablemente y criticar sólo por pinchar.

5) Él quiere que ella se entregue.


Si no ha pasado aún, aquí es donde podría perder toda credibilidad para contigo. Puede que incluso consiga que me odies, ya que este punto se atasca en nuestra comprensión actual de la igualdad entre ambos sexos. He estado rodeado por mujeres muy poderosas mientras crecía (mis tres hermanas y dos madres), así que estoy completamente a favor del poder de la mujer. Esto no es un retorno a la idea cincuentera de que una mujer entregue las riendas de su vida a un hombre. Ni hablar. Va mucho más allá de esa insensatez. Atiende bien.

Un hombre evolucionado ni siquiera intenta poseer a una mujer. No quiere que ella abandone sus sueños o viva sólo para él. Quiere que ella esté viva y auténticamente presente en su propia realidad.

De todas formas, él sí quiere que ella se relaje y confíe en él para dirigir sus vidas en conjunto. Él siempre va a querer y a respetar las aportaciones de ella en los asuntos que afectan a las vidas de ambos, y si es un auténtico hombre evolucionado se lo currará siempre para que apruebe su criterio de corazón en las decisiones más importantes. Pero esto tal vez te sorprenda:

Un hombre evolucionado no quiere que haya un 50/50 a la hora de tomar decisiones en su relación íntima. Cuando dos personas bailan juntas, solamente una puede dirigir. 

Estuve saliendo con una mujer latina muy femenina durante cuatro años. Era apasionada, fiera y brillante, y nuestra relación fue ferozmente turbulenta. Ella incluso llegó a pedirme que yo guiase nuestra relación hacia aguas más tranquilas, algo que yo intenté durante años. La cosa es que, aunque me pidió que llevase el timón, no se pudo relajar lo suficiente para dejarme hacerlo realmente. Entonces, me propuse probar un experimento en el que literalmente bailamos juntos toda una noche. Al principio me dejé llevar por ella, rindiéndome a su guía. Bailamos de una forma muy suave y fluida, sexy y rítmica (soy puertorriqueño en parte, ¡sé bailar!). Al rato le pedí dejarse llevar por mí. El baile se hizo torpe y dudoso de repente. Nuestros cuerpos ya no fluían suavemente juntos. Su cuerpo se resistía a ir donde quiera que yo tratase de llevarla, incluso mientras ella intentaba fluir conmigo. Simplemente no podía relajarse y dejarme llevarla.

Entregarse va de confiar. Un hombre evolucionado quiere la confianza de su mujer para guiar la relación, signifique lo que signifique eso. Por supuesto que debe merecer esa confianza, pero estamos hablando de un hombre evolucionado. Él ya demuestra constantemente que es confiable. Lo cual, en gran parte, significa que está demostrando un compromiso claro de servir a un propósito vital más allá de los caprichos de su pequeño tirano particular (el ego). Ella puede tener claro que al entregarse no está meramente dando su brillante feminidad y sus regalos a un tipo puramente interesado.

Yo no hice un buen trabajo cultivando la confianza con mi chica latina, porque no estaba todavía comprometido con mi propósito más profundo de vivir la vida con la realidad al desnudo. Así es normal que ella no pudiera relajarse completamente conmigo. La mujer de un hombre evolucionado será brillante sin duda, y él no siempre tendrá la razón. Pero cuando él vive claramente desde sus propósitos más profundos, él quiere que ella confíe en su claridad y dirección. No estoy negando la importancia de ceder, pero tampoco estoy hablando de lo que un hombre evolucionado quiere de un compañero de piso ni de un compañero de negocios o colega del trabajo. En una relación 50/50, el hombre puede comenzar a sentir la necesidad de que su mujer apruebe la mayoría de sus decisiones. Si esto pasa, se arriesga a abandonar su propósito central (si acaso sabe siquiera cuál es), renunciando a su regalo masculino.

Y esto se traduce al lamentable cliché de que ella le tiene metafóricamente cogido por los huevos. La voluntad de ella domina sus vidas porque ellos han creado un patrón en el que él necesita el permiso de ella para tomar cualquier y toda decisión. Eventualmente, ella no querrá volver a acostarse con él, porque le atraiga un hombre con huevos… Un hombre profundamente comprometido con su propósito. Es una triste ironía.

Una mujer que quiera atarse las pelotas de él a su propia vagina no se llevará bien con un hombre evolucionado.

Él no necesita, e incluso no quiere el permiso de ella para vivir todos los días centrado en su propósito profundo, que casi con toda certeza probablemente no es ser solamente el compañero de su mujer (Lloyd Dobler era como mucho un adolescente evolucionado adorable, pero no un hombre evolucionado… busca su historia). Definitivamente, él no quiere a una mujer tímida y endeble que le obedezca en todo, pero ella tampoco quiere a un hombre insípido y sin carácter. Ella quiere a un hombre que viva su verdad sin necesitar el permiso de nadie para ello… Ni siquiera el suyo. De tal forma que, incluso desde la fortaleza de ser una mujer evolucionada, pueda relajarse y dejarse llevar por él… A no ser que él no tenga rumbo o les esté llevando a un acantilado.

6) Él quiere que ella se entregue sexualmente, también.


No pretendo cabrear a las feministas tradicionales, pero un hombre evolucionado sigue queriendo follar. Apasionadamente. Frecuentemente. En cualquier momento. Sexo. No quiere juegos; no quiere reservas; no quiere negociaciones. Sexo.

Un hombre evolucionado negociaría antes con terroristas que negociar lo que sea por tener sexo con su compañera íntima.

Un hombre evolucionado nunca entraría sexualmente a su mujer cuando ella no tiene ganas de que él lo haga. Eso es violación incluso estando casados, y está mal siempre. Pero él querrá a una mujer que haya cultivado una relación lo bastante saludable con su propia sexualidad, de tal manera que pueda entregarse de corazón, con entusiasmo; y ofrecerse con sincero placer a él casi cada vez que él la desee. Él acepta que ella no siempre va a estar tan dispuesta, y no la culpa por ello.

Él será altamente sensible a sus necesidades, pero no al precio de castrarse a sí mismo internamente para protegerla de su voraz sexualidad. Esto es lo que hace que los hombres acudan frecuentemente al porno, los clubs de striptease, los centros de masaje y los lugares de alterne… O que tengan amantes. Sentir que su mujer está apagada sexualmente y continuamente distante de él es molesto más allá de cualquier descripción. Hemos creado culturalmente montones de capas de vergüenza que cubren la sexualidad. Es hora de que quememos esa locura, con nuestras pieles.

Si su mujer está siempre inapetente sexual hacia él, hay una desconexión en alguna parte entre ambos, y él querrá explorar eso juntos cuanto antes. Puede que sea la forma en que él se muestra en la relación; puede ser la química, o ser cualquier otra cosa. Pero él querrá explorarlo. Y querrá que su mujer quiera explorarlo abiertamente con él.

Eso es lo que las parejas evolucionadas hacen: comunicarse profunda y vulnerablemente, con aprecio por las diferencias, con el objetivo final de crear jodida magia juntos, cada día que pasa.

Una última cosa para el punto 6: un hombre evolucionado no hace de su eyaculación (o de la de ella en su caso) el asunto del sexo. Pero eso da para otro artículo completo.

A fin de cuentas, un hombre evolucionado no quiere nada en particular de una mujer, aparte de su auténtico.

Él está satisfecho consigo mismo, así que ella es libre de ser quien quiera ser. Seguramente él reconozca cuando las cosas están apagadas y quiera revisarlo con ella. Pero no hará que ella se sienta responsable de la felicidad de él, tampoco, ni le pedirá que viva auténticamente por él. Si él llega a hacerlo alguna vez, será lo bastante consciente de que su petición apunta a alguna confusión interna suya con la que todavía no se haya reconciliado. Ella sigue sin ser responsable de la felicidad de él.

Bryan Reeves
Compartir:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Por Email.

Suscríbete para recibir los últimos artículos en tu correo electrónico. Mira en tu bandeja de "spam" por si ahí tuvieras la confirmación de la suscripción.

Sobre El Blog

Este blog simplemente es el camino que voy recorriendo día a día mientras hago mi sanación. Una sanación que debí hacer muchos años atrás, pero que el universo ha decidido que sea ahora. Recomendaré, libros, videos, música, artículos, reflexiones, fábulas, cuentos espirituales, etc, que me gusten para compartir. No pretendo ser maestro, solo aprender de lo que lea y de lo que viva, para amarme a mi mismo y así poder amar más y mejor a los que me rodean.
Te animo a que comentes las entradas que aquí ponga, siempre serán bienvenidas además de ser un aprendizaje para todos.

"Este blog está dedicado a tí, que cogido de tu mano, me guiaste haciéndome ver el camino de la luz".
"El concepto que usted tiene sobre mí no va a cambiar quién soy, sin embargo sí que puede cambiar mi concepto sobre usted”. Dr. House

Archivo Del Blog

Poemas De Un Personaje Secundario

Poemas De Un Personaje Secundario
Mi Blog De Poemas

Síguenos En Twitter

Visitas Al Blog

Canal De iVoox