13 de septiembre de 2016

Artículo: ¿Qué Es El Dharma?

¿Qué es dharma? Darma o dharma es una palabra en sánscrito que quiere decir “proteger” o “guardar”.
En el Budismo, Dharma es generalmente usado para señalar las enseñanzas del Buda y el camino acertado para llegar a la iluminación. En Hinduismo, Dharma es interpretado como una buena acción, virtud o deber superior.

En general, Dharma es todo aquello que guarda o protege el bienestar individual y colectivo.

Tanto en el Hinduismo como en el Budismo, el dharma está asociado con el concepto de karma – la ley de causa y efecto.

Darma y karma

La rueda de la vida o “samsara”, conectada al concepto de karma, simboliza el ciclo de la vida que incluye nacimiento, vida y muerte. El ciclo, como la rueda, no tiene principio ni fin, y por lo tanto después de la muerte hay otro nacimiento y una nueva vida – una y otra vez.

¿Cómo se gana Dharma?

Para lograr un ‘buen karma’ es necesario vivir de acuerdo al dharma, es decir, actuando correctamente y siguiendo las enseñanzas espirituales más elevadas. Toda acción que beneficie al individuo, a quienes lo rodean y a la humanidad en general, es considerado dharma y generará buen karma.

El dharma tiene el poder de balancear y borrar el mal karma acumulado, y en ese sentido afecta nuestro futuro inmediato al igual que próximas vidas.

Al final, la experiencia de ser humano implica tener la libre opción de actuar de acuerdo a nuestras virtudes o defectos. Es esta decisión la que generará buen o mal karma en nuestras vidas y nos ayudará a avanzar en el camino espiritual hacia la iluminación o a quedarnos estancados en existencias humanas una y otra vez, hasta que superemos la prueba.

12 maneras prácticas de cultivar dharma


Actos de bondad y generosidad. Cualquier acto de bondad hacia nosotros y los demás genera buen karma.

Protección hacia inocentes. Hablar y actuar en nombre de aquellos que no pueden hacerlo por sí mismos, y la lucha por la justicia, genera buen karma.

Compensar karma. Si ha cometido una injusticia o un error hacia otros, compense pidiendo perdón y ejecutando acciones que reparen el daño que ha cometido.

Cuidar la Madre Tierra. Cualquier acción que proteja la naturaleza generará buen karma.

Cooperación. En vez de ser competitivo, aprenda a cooperar y trabajar en equipo.

Perdón. El perdón nos sana y también sana nuestro karma. Perdonar no es necesariamente una acción hacia los demás … es más un proceso interno en el que nos deshacemos de rencores y rabias, y energéticamente soltamos aquello que nos envenena y ataca psíquicamente a otros.

Pureza. La pureza de acción e intención genera dharma. Actuar siempre honestamente, diciendo la verdad, sin intentar dañar a los demás, aumenta nuestro buen karma.

Cantar mantras. Se dice que repetir mantras nos ayuda a limpiar el karma y a generar dharma.

Oración y afirmaciones. La comunicación con nuestro yo superior y con los seres y maestros espirituales nos pone en contacto con el propósito mayor de nuestra vida, y con las leyes universales de la espiritualidad. Esta comunicación también nos esclarece nuestra misión y nos inspira genuinamente a actuar de acuerdo con el dharma.

Respeto por la libertad. Para cultivar buen karma, usted debe respetar a los demás. Esto implica no coartar su libre expresión, no manipular sus acciones, no limitar su crecimiento. Entienda que cada persona está cumpliendo una misión y aprendiendo una lección y por lo tanto, deben desarrollarse libremente y seguir sus propios caminos.

Compasión. Deje el juicio de lado y aprenda a comprender a los demás, siendo compasivo por los errores y defectos y poniéndose en los zapatos ajenos.

Compartir el conocimiento. Asuma la responsabilidad de compartir sus lecciones con los demás pero déjelos recibir estas lecciones o rechazarlas. La idea no es convertir ni convencer a nadie. Simplemente compartir un conocimiento libremente.

Para acumular dharma y borrar el karma, es necesario:


Abrir nuestra consciencia. No hay nada que nos condene más que vivir con los ojos cerrados. Es necesario que entendamos que nuestra existencia tiene un propósito mayor y en ese sentido, toda circunstancia – positiva o negativa – tiene una función importante que cumplir. Esta consciencia nos da perspectiva y nos ayuda a avanzar espiritualmente.

• Dejar la culpa. Cuando entendemos que todo es una lección y que la ley del karma nos hace cultivar lo que hemos sembrado, la culpa ya no tiene espacio en nuestras vidas.

• Entender el sufrimiento. Algo extremadamente difícil pero útil es comprender que lo que hayamos sufrido en esta vida es algo que primero, hemos sembrado en el pasado, y segundo, es solo una lección – y al aprenderla, limpiamos el karma asociado, y podremos sobrellevar y superar esta situación. Así que agradezca y aprecie sus momentos difíciles porque en ellos se presenta la oportunidad de limpiar su karma y avanzar hacia la iluminación.

• Respeto hacia si mismo y hacia los demás. Al igual que usted, todos los demás estamos en nuestro camino espiritual. Hemos errado, hemos aprendido y hemos fracasado muchas veces.

• Purificación. Viva una vida pura. Elija muy bien sus acciones, pensamientos y palabras. Ellos crean su realidad. Cada vez que se de cuenta que está cultivando negatividad, empiece por reflexionar por qué siente la necesidad e impulso negativo. Agradezca la consciencia que le hizo darse cuenta a tiempo de dicha negatividad. Y finalmente, cancele esa negatividad con dos acciones: envíe energía de amor hacia usted mismo y la otra persona o situación involucrada en la negatividad, y empiece un pensamiento o acción nueva que sea positiva y pura.

• Dígale adiós al miedo. No hay nada que temer. Usted tiene control sobre su vida – esta y las que siguen. Usted hace parte de algo mucho más grande.

• Humildad y perdón. Al analizar todo en perspectiva, y entender que todos somos parte de un todo, sabremos que hemos pasado y pasaremos por las mismas etapas que los demás. En ese sentido, no hay seres “mejores” que otros – simplemente aquellos que tienen más experiencia pero que igual corren el riesgo a cada momento de estancarse o devolverse en el camino espiritual – y la arrogancia es una de las razones por las cuales esto puede suceder.

• Servicio. La generosidad, gratitud y bondad hacia los demás es esencial para nuestro avance espiritual. Es así de sencillo.

Compartir:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Por Email.

Suscríbete para recibir los últimos artículos en tu correo electrónico. Mira en tu bandeja de "spam" por si ahí tuvieras la confirmación de la suscripción.

Sobre El Blog

Este blog simplemente es el camino que voy recorriendo día a día mientras hago mi sanación. Una sanación que debí hacer muchos años atrás, pero que el universo ha decidido que sea ahora. Recomendaré, libros, videos, música, artículos, reflexiones, fábulas, cuentos espirituales, etc, que me gusten para compartir. No pretendo ser maestro, solo aprender de lo que lea y de lo que viva, para amarme a mi mismo y así poder amar más y mejor a los que me rodean.
Te animo a que comentes las entradas que aquí ponga, siempre serán bienvenidas además de ser un aprendizaje para todos.

"Este blog está dedicado a tí, que cogido de tu mano, me guiaste haciéndome ver el camino de la luz".
"El concepto que usted tiene sobre mí no va a cambiar quién soy, sin embargo sí que puede cambiar mi concepto sobre usted”. Dr. House

Archivo Del Blog

Poemas De Un Personaje Secundario

Poemas De Un Personaje Secundario
Mi Blog De Poemas

Síguenos En Twitter

Visitas Al Blog

Canal De iVoox